Archivo por meses: julio 2006

Recupera el grub que te ha quitado Windows

La situación

Ayer mismo estaba instalándole, desde cero, el Windows XP al PC de mi tí­o. Hasta hace unas semanas, sólo tenía instalado Windows y le comenté la posibilidad de instalar otro sistema operativo, GNU/Linux, para que lo probara. Así­ que le instalé Ubuntu.

Sin embargo, hací­a tiempo que su Windows XP iba realmente mal, ya se sabe, así­ que me dijo si podí­a formatear la partición en la que estaba e instalarlo desde cero, todo limpito. A ello me puse y cuando terminé la instalación y reinicié… ¡pasó del gestor de arranque! Es decir, no me cargaba grub para dejarme elegir el sistema operativo a cargar, sencillamente se cargaba Windows XP. Eso no se hace, Microsoft…

La solución

Quizás tení­a que haberme imaginado que pasaría eso, pero es que nunca habí­a instalado un XP (en mi vida sólo he instalado Windwows 98 SE…), ya que podrí­a haber creado un disco de arranque con el grub, pero veamos cómo lo solucioné.

Nos descargamos alguna distribución live de GNU/Linux, ya sabéis esas que se instalan en la memoria, te dejan un linux listo para usarlo y todo configurado automáticamente y cuando apagas el PC, se borra y te deja todo como estaba. Os recomendarí­a descargar la popular Knoppix, pero cualquier otra vale también.

Cuando estemos ya en la live, vamos a la consola y nos identificamos como superusuario (root). En Knoppix hay un icono que pone consola de root. Ahora reinstalaremos el grub, entrando en grub 😛

root@linux:/# grub

Y estaremos dentro del grub:

    GNU GRUB  version 0.97  (640K lower / 3072K upper memory)

       [ Minimal BASH-like line editing is supported. For
         the first word, TAB lists possible command
         completions. Anywhere else TAB lists the possible
         completions of a device/filename. ]

grub> 

Buscamos dónde está instalado el grub (en el caso de no saberlo):

grub> find /boot/grub/stage1

Nos devolverá algo como (hd0,0), que puede variar según tu sistema.

El gestor de arranque grub numera las particiones siguiendo este esquema: (hddiscoduro, partición). Por ejemplo, (hd0, 0), serí­a la primera partición del disco primario, es decir: /dev/hda1. Si tenemos (hd0) se refiere a /dev/hda. (hd1,1) serí­a /dev/hdb2, un segundo disco duro, y así­ para el resto.

En este caso, grub está instalado en /dev/hda1. Ahora escribimos:

grub> root (hd0,0)

De esta manera le estamos diciendo a grub dónde está instalado.

Recuerda que tendrás que poner lo que te haya devuelto el comando anterior, aquí sencillamente pongo un ejemplo concreto.

Ya queda poco. Venga, escribe:

grub> setup (hd0)

Con el comando anterior lo instalamos en el sector de arranque (MBR) del disco duro primario.

Y para acabar:

grub> quit

Así­ salimos del grub y se comprobarán los cambios. Ahora toca reiniciar y hale, a dar gracias al mundo de GNU/Linux y el software libre 😉

unp: descomprí­melo todo, fácil y sencillo

unp es de esas utilidades para consola que son realmente útiles. Se trata de una interfaz (o front-end) para la mayoría de los programas descompresores que hay para linux: unrar para los .rar, unace para los .ace, tar para hacer tarballs (paquetes), unzip para los .zip

Pero, claro, cada uno de esos programas tiene sus opciones para descomprimir. Algunos no son muy complicados como $ unrar e archivo.rar, pero ¿qué hay de los comprimidos con zip y empaquetados con tar? Habrí­a que hacer $ tar zxvf archivo.tar.gz. Nada fácil de recordar, ¿no? Aquí es donde interviene unp, que no es más que un script con las opciones de descompresión de todos estos programas y nosotros lo único que tenemos que hacer para descomprimir el archivo que queramos es:

pepe@casa:~$unp comprimido.ext

Ya está. Así­ de sencillo y sin tener que memorizar comandos para cada programa 🙂

OJO, tenéis que tener instalados los programas a los que llama unp (ver principio del post)

OJO, el uso continuado de este programa hace olvidar los tropecientas opciones de los programas de descompresión 😛

¿Dónde conseguirlo? En tu gestor de paquetes habitual (synaptic, yum, yast…)

Descarga todas las tiras ECOL

Quien lleve algún tiempo en Linux o interesado en el mundillo del software libre, conocerá las tiras de Bilo y Nano. Unas tiras cómicas sobre el mundo linuxero, sus alrededores y momentos frikis.

Tira ECOL

El otro día me puse a descargarlas para tenerlas en el PC más a mano, pero como era algo tedioso el bajar una a una, he hecho un cutre-script para que me descargue todas. Aquí está:

#!/bin/bash
echo " --------------------------------------"
echo "| Descarga de las tiras de Bilo y Nano |"
echo " --------------------------------------"
echo ""
echo "Se guardarán en el directorio $1"
cd $1
wget -nv -r -t1 -nd -N -np -A png,jpg,gif -erobots=off http://mirror3.escomposlinux.org/tira/
echo ""
echo "Borrando imágenes innecesarias"
rm escomposlinux.gif logo.gif portada_reloaded-mini.jpg
echo ""
echo "¡Listo!"
###
# opciones de wget:
# nd: no crear directorios
# -A lista,de,extensiones,permitidas: para que descargue sólo los tipos de archivo que indiquemos
# np: no acceder a los directorios superiores
# -N: compara el tamaño de los ficheros que tienen el mismo nombre en local y servidor. Para no descargar algo que ya tenemos
###

Como veis no hago otra cosa que usar el wget, un gestor de descargas en modo texto incluí­do en todas las distribuciones GNU/Linux. Copiamos este texto y lo guardamos con el nombre que queramos y le damos permisos de ejecución pepe@home:~$ chmod +x script.

NOTA: Se le pasa como argumento el directorio donde queráis que se descarguen las tiras. Un ejemplo de ejecución:

pepe@home:~$ ./script /home/yo/tiras_ecol/

El directorio que le pasemos debe existir.

Además, si añadimos este script como tarea al cron, podemos decirle que se ejecute cada semana, por ejemplo, teniendo así­ siempre la última tira en nuestro PC 😉

PD Gracias a Javier Malonda por permitirme publicar el script para ‘robar’ sus tiras 😉

Flashback: Capítulo 0

Ok, ok… admito no haber colaborado mucho últimamente en el weblog, así­ que ahora que tengo un poco más de tiempo libre intentaré escribir más a menudo. Aparte de las entradas que se me vayan ocurriendo sobre temas de cierta actualidad, tengo en mente algunas ideas desde hace tiempo.

Uno de esos proyectos es Flashback, una serie de artí­culos/reviews de videojuegos retro (digamos anteriores a 1996) que en la medida de lo posible inclui­rán asimismo imágenes, temas de su banda sonora y/o el ZIP con el tí­tulo en cuestión (y un emulador si fuese necesario).

¿Y cuál será el juego que tendrá el honor de inaugurar esta sección? Bueno, su propio nombre podrí­a tener alguna relación…

FB

Reproducir archivos MPC

Si soléis descargaros full albums de artistas o grupos no muy comerciales o populares (a mí­ es como me ha pasado), seguramente os habréis encontrado con este tipo de formato.

¿Qué es esto de MPC?

MPC viene de Musepack y es un algoritmo de compresión de audio con pérdida, vamos que es similar al MP3, aunque con mejor calidad sonora como resultado y enfocado a bitrates medio/altos (de 128kbps en adelante). A diferencia del MP3, Musepack es de código abierto. Pero no nos enrollemos más que lo que nos interesa es poder reproducirlo, ¿no?

Plugins

– Para usuarios de Windows, tenéis un plugin para el Winamp que podéis descargar desde aquí­. Tan sólo tenéis que descomprimirlo en la carpeta de Plugins donde tengáis instalado el Winamp y activarlo en las preferencias del Winamp.

– Para linuxeros, también hay un plugin para el XMMS y el Beep Media Player tan fáciles de instalar (en Debian, Ubuntu…) como hacer # apt-get install xmms-musepack, para el primero y # apt-get install bmp-musepack para el segundo y luego elegirlos en las opciones de dichos programas. Si no podéis instalarlo así­ o no lo hay en forma de paquete para tu distribución, siempre podéis descargarlo de la sección de plugins para Linux de la página de Musepack y compilarlo.

Enlaces relacionados

Aplicaciones web: Meebo

Con éste, empezamos una nueva colección de artí­culos sobre aplicaciones web.

Una aplicación web es un programa que se ejecuta en un servidor (habitualmente otro ordenador) pero al que accedemos mediante un navegador. De esta forma, todo el trabajo se realiza en el lado del servidor, nuestro PC sólo recibirá los resultados (parecido a la arquitectura cliente-servidor). Además, es independiente de la plataforma. Así­, un programa podrá ser utilizado por cualquier sistema operativo siempre que use un navegador que la soporte. ¿Ejemplos de aplicaciones web? Estás cansado de usarlas: la Wikipedia, los CMS como wordpress, los webmails como gmail

La mensajería instantánea (IM) es algo tan popular hoy en dí­a como lo fue el IRC hace unos años. Hay muchos programas de mensajería instantánea, desde el más popular por estos lares (que no el mejor…) MSN Messenger, al Yahoo! Messenger, pasando por el ICQ (el pionero), Jabber

La mayoría de la gente tendrá una sola cuenta en alguno de estos servicios, aunque habrá algunos (como un servidor) que use otros protocolos por el motivo que sea (algunos amig@s usan unos servicios y otros, otro). No voy a hablar aquí­ de que no hace falta instalar un programa para el MSN Messenger, otro para el ICQ, etc. (tenéis en el Gaim un todo en uno), sino de una aplicación web que nos permite chatear con nuestros contactos de estos distintos servicios, pero sin instalarnos ningún programa, tan sólo usando el navegador. Esto es muy útil si usamos un PC donde no tenemos permiso para instalar o ejecutar ciertas aplicaciones (universidades, cibercafés…).

La solución se llama Meebo y soporta AOL, ICQ, Yahoo! Messenger, MSN Messenger, Jabber y GTalk.

¿Qué necesitamos?

Meebo

– Casi cualquier navegador: Firefox, Opera, Internet Explorer, Safari…

– Entrar en Meebo.

– Poner nuestro nombre usuario del protocolo que usemos y la contraseña. Es decir, algo como yosoyaquel@hotmail.com y la contraseña.

– Ya está. ¿Esperabas algo más complicado? 😉

– Si queremos, aunque no es necesario, podemos crearnos una cuenta en Meebo también, (gratuito, por supuesto). Arriba del todo de la página principal veréis que pone: ¡Únete a meebo hoy! Tendremos acceso a características como guardar los logs de las conversaciones y alguna cosa más.

Enlaces relacionados

NAND vuelve a estar en el aire

Esta mañana parecí­a que habí­a problemas con el servidor donde se aloja nand-magazine.net. Como anduve unos dí­as apartado de toda tecnologí­a, no sabí­a si este problema venía de largo. Pero hace un momento que he recibido un e-mail con la causa de la caí­da: la fuente de alimentación fallaba.

Sólo fueron unas pocas horas las que estuvo inaccesible este weblog. Ahora está todo solucionado. A seguir visitando NAND, quien quiera 😛

Validando voy, validando vengo

Ayer lo comprobé: nand-magazine.net cumple los estándares de XHTML 1.0 y CSS2.

¿Qué es esto de la validación?

Validar un documento web es comprobar que cumple con los estándares, que se ajusta a unas reglas o como les gusta decir a algunos técnicos, que está bien formado (well formed). Por ejemplo, si tenemos que escribir un texto en español, lo tendremos que hacer con el vocabulario y reglas semánticas y ortográficas de dicho idioma. Para el caso particular de los documentos web, si estamos haciendo una página en HTML 4.0 deberemos usar las etiquetas y formato de dicha versión de este lenguaje de etiquetas.

¿Por qué es importante validar una web, en definitiva, seguir los estándares?

¿Has usado alguna vez dos navegadores distintos para ver las mismas páginas? ¿Uno de ellos era el Internet Explorer? Y seguro que en algunas habrás llegado a la conclusión de que ‘en el Internet Explorer se ve bien, pero en el navegador X se ve todo descolocado y feo‘, o al revés. En realidad lo que sucede es que el navegador de Microsoft no sigue los estándares y cuando hacemos una web, interpreta ciertos elementos a su manera o sencillamente tiene unos propios que no sirven para otros navegadores.

Imagínate que decimos que A es el lenguaje oficial y único del paí­s P. Toda la gente lo habla y escribe, están claras las reglas, las aprenden en la escuela desde pequeños. Pero ahora, una pequeña comunidad varí­a el lenguaje A y se inventa otras palabras, otra ortografí­a que sólo pueden entender los miembros de esa comunidad y sólo usan ese lenguaje, el lenguaje B. ¿Qué pasa? La gente que usa el lenguaje A no entiende totalmente a la gente de esta comunidad y están frustrados, porque ellos están siguiendo la normativa de un lenguaje usado por toda la gente del paí­s P y ahora si quieren comunicarse con esta comunidad tendrán que ‘romper’ las reglas, olvidarse de ciertas reglas sintáticas u ortográficas sólo para cuando hablen con los B parlantes. ¿No será mejor que toda la gente del país P hablase el mismo idioma?

Si una página web cumple los estándares, se verá de la misma manera en cualquier navegador. Así­, nuestra página no discriminará a la gente por su navegador.

Ah, vale, estoy interesado. ¿Cómo sé si mi página es ‘válida’?

Existe una herramienta web, cortesía de la W3C (consorcio que se encarga de velar por la buena salud de la web), en la que ponemos la dirección de nuestra página (o subimos sólo el documento que queremos validar) y nos dirá si es válida atendiendo al formato del documento y nos mostrará errores (en caso de haberlos) con posibles soluciones. Aquí­ lo tienes: Servicio de validación del W3C.

¿Eres un validator man?

Recuerda: es bueno para todos cumplir los estándares 🙂