Archivo de la categoría: Windows

Canal homebrew y Twilight Hack

Introducción

Desde hace pocos meses existe una forma relativamente sencilla de ejecutar aplicaciones caseras (homebrew), hechas por aficionados, en nuestra Wii, sin necesidad de ponerle chip alguno o modificarla. Nos bastará con tener una tarjeta SD, el juego de Wii The Legend of Zelda: Twilight Princess y, obviamente, una Wii 🙂

La fórmula de la felicidad

Twilight Hack

Así se conoce al aprovechamiento de un “fallo” en el juego de Wii The Legend of Zelda: Twilight Princess. Poniendo un nombre lo suficientemente largo al caballo Epona, se consigue un desbordamiento de búfer y esto ha permitido que ciertos hackers consiguiesen ejecutar código desde una tarjeta SD. De esta manera, podemos ejecutar software casero donde encontraremos desde un clon de Tetris hasta ¡el Monkey Island!

The Homebrew Channel

Hasta la aparición de este “canal”, si queríamos ejecutar programas caseros en la Wii necesitábamos realizar el Twilight Hack cada vez. Un fastidio. Eso se acabó 🙂 Gracias a este canal, sólo tendremos que hacer el hack una vez y devolver el juego del Zelda a nuestro amigo/videoclub 😛 El canal Homebrew se instala como un canal más en la Wii (como el del tiempo, el de opiniones, etc.) y desde él podemos acceder al contenido de la tarjeta SD y lanzar los programas contenidos en ella.

Manos a la obra

Necesitamos descargar:

Nos hace falta una tarjeta SD (no valen las SDHC, así que estamos limitados a las de 2GB como mucho). Hay que formatearlas en FAT. Muchas ya vienen así, pero si no es el caso, podemos usar el GParted (en GNU/Linux) o, en Windows, pulsar con el botón derecho sobre el icono de la tarjeta y seleccionar Formatear. En MacOS X podemos usar la Utilidad de discos (Aplicaciones → Utilidades → Utilidad de discos). ¿Algún sistema operativo más? 😛

En la raíz de la SD incluimos:

  • La carpeta private (contenida en el Twilight Hack)
  • El archivo boot.elf y la carpeta wiiload (contenidas en el archivo del Homebrew Channel)

Manos a la Wii

Importante: Si tenías una partida guardada del Zelda, querrás seguir conservándola, ¿verdad? Ya que al copiar el Twilight Hack la sobreescribirá. Para hacer copia de tu partida en la Wii a otra SD:

Introducir tarjeta SD en la Wii

  • Encender Wii
  • Opciones de Wii → Gestión de Datos → Datos guardados → Wii
  • Seleccionamos con el botón A nuestra partida
  • Copiar -> Sí
  • Volvemos al menú

Bien, ahora metemos la tarjeta SD en la que habíamos introducido los archivos de más arriba. Procedemos a copiar el Twilight Hack a la memoria de la Wii:

  • Opciones de Wii → Gestión de Datos → Datos guardados → Wii → Tarjeta SD
  • Seleccionamos con el botón A el archivo que necesitemos dependiendo de la versión del Twilight Princess que tengamos (europea, americana, japonesa).
  • Copiar → Sí
  • Volvemos al menú

Puede que sea necesario reiniciar la consola.

Con la SD insertada, metemos el Twilight Princess original (si tenéis la consola con chip, os vale también una copia del juego). Hay que asegurarse de tener enchufado el Nunchuk al Remote durante este proceso. Y lo lanzamos como si fuéramos a jugar. Seleccionamos un “diario de viaje”, el llamado “Twilight Hack”.

Bien, estamos en el juego. Tenemos a un hombre delante de nosotros. Para activar el hack tenemos dos opciones: hablar con ese hombre o caminar en dirección contraria (tardas menos en hacer esto último). Y… ¡magia! Aparecerá un texto que va pasando y finalmente nos pedirá confirmación para instalar el Homebrew Channel. Basta con pulsar el botón 1 del mando las veces necesarias para aceptar. Al terminar, y volver al menú de Wii, tendremos un nuevo canal: el Homebrew Channel. Ya no necesitaremos el Zelda nunca más 🙂

Ejecutar programas desde el Homebrew Channel

En esta web tenemos un montón de aplicaciones (emuladores, reproductores de audio y vídeo, juegos…). Sólo tenemos que meter cada aplicación dentro de la carpeta apps (que tenemos que crear dentro de la SD) y listo. Por ejemplo, si queremos instalar la aplicación MplayerWii, descargaremos el archivo, lo meteremos dentro de la carpeta apps dándole algún nombre, por ejemplo MPlayerWii, así tendríamos /apps/MPlayerWii/, y dentro de esta última carpeta tendremos los ejecutables, que son archivos *.dol o *.elf. Es importante que se llamen boot.dol o boot.elf, si no, el canal no lo verá. Al entrar de nuevo en el Homebrew Channel lo tendremos accesible.

¿Qué juegos/aplicaciones interesantes nos podemos encontrar? Una pequeña muestra:

  • Emulador de Mega Drive
  • Emulador de SNES
  • Emulador de NES
  • Reproductores de música y vídeo
  • Emulador de MAME (probadlo sólo si tenéis muuucha paciencia)
  • Servidor de FTP
  • Examinador de archivos
  • etc.

Hablaremos de aplicaciones interesantes en futuros artículos 🙂

Enlaces relacionados

nullDC en GNU/Linux con WINE

Dreamcast es una de las consolas a las que más cariño tengo. Todavía la conservo, pero el lector ya está en las últimas y cuesta un mundo que lea algún juego. Desde hace tiempo le sigo la pista a la emulación de Dreamcast, pero todo lo que salía era para Windows. Desde hace no mucho, tenemos un prometedor emulador para GNU/Linux, lxdream, pero está en fase muy temprana de desarrollo y la lista de compatibilidad es muy reducida.

Como estos días ando probando bastante WINE para poder abandonar Cedega a la hora de jugar a videojuegos de Windows en GNU/Linux, me pregunté: hey, ¿y si probamos nullDC con WINE? Pues lee, lee, que funciona 🙂

nullDC: El emulador

Se trata de un emulador gratuito para Windows que tiene poco más de un año de vida. La lista de compatibilidad es bastante grande, casi como la del Chankast (emulador de Dreamcast también para Windows) aunque la emulación parece más conseguida.

Podemos descargarlo desde su web oficial. Lo que está escrito en este artículo ha sido probado con la versión 1.0.0 beta 1.6.

Lo descomprimimos donde queramos (debemos tener instalado el paquete p7zip).

Necesitamos la bios de la Dreamcast que podéis descargar desde aquí [ ZIP – 1 MB ]. Debemos meter los dos archivos (dc_bios.bin y dc_flash.bin) en la carpeta Data.

Una copa de vino

La instalación de Wine desde repositorios es muy sencilla. Si tienes la suerte de tener instalada alguna distribución basada en Debian, te basta con escribir en un terminal: # apt-get install wine.

Ahora necesitaremos varias bibliotecas que usa nullDC. Las últimas de Visual C++ (msvcp80.dll y msvcr80.dll) y de DirectX 9 (d3dx9_35.dll). Podéis buscarlas por la red y luego colocarlas en ~/.wine/drive_c/windows/system32. Pero hay una forma más fácil y automática de hacer todo eso: winetricks. Se trata de un script que se ocupa de descargar y configurar las bibliotecas más populares necesarias para la ejecución de ciertos programas de Windows en GNU/Linux con WINE.

Nos colocamos en un directorio que queramos y, desde un terminal, descargamos el script mediante: $ wget http://www.kegel.com/wine/winetricks. Y ahora lo ejecutamos (hay que tener conexión a Internet, obviamente) pasándole los paquetes que necesitamos: $ sh winetricks directx9 vcrun2005. Lo próximo que hay que hacer es aceptar en las ventanas que se abran y listo, quedará todo instalado y configurado 🙂

WINE + nullDC

Abrimos un terminal y, en la carpeta donde hemos descomprimido nullDC, escribimos: $ wine nullDC_100b1_6.exe. ¿Esperabas algo más? 🙂

Puedes descargarte juegos para Dreamcast hechos por fans desde esta web. Para juegos comerciales, redes P2P. Que sí, que funcionan:

Daytona USA 2001

Soul Calibur

Sonic Adventure

Opcion: visor de fuentes multiplataforma

En Windows y MacOS es muy sencillo ver las fuentes instaladas y la tipografía de cada una. En GNU/Linux no lo es tanto, ya que tienes que hacer uso de algún programa externo, que no suele venir incluído con la instalación (esto ya depende de cada distribución).

Opcion es una grata sorpresa en este sentido, ya que nos permite ver qué fuentes tenemos instaladas y su apariencia. Está programado en Java y funciona en Windows, Mac y Linux 🙂

Instalación y uso

Lo primero es descargarlo de su página web. Podríamos descargarnos el ejecutable para Windows (el .exe), pero no es el caso. Vamos a descargarnos el .jar (archivo comprimido de java con los datos y paquetes necesarios para ejecutarse) para poder usarlo en cualquier sistema (tan sólo es necesario tener instalada la máquina virtual de Java).

Bien, tendremos un archivo llamado Opcion_v1.1.1.jar (puede que varíe la versión) y ahora para ejecutarlo (si vuetro navegador de archivos no sabe cómo manejarlo) podemos abrir un terminal y hacer lo siguiente (en el mismo directorio donde esté el programa): $java -jar Opcion_v1.1.1.jar. Así de fácil:

Su uso es muy sencillo. La interfaz está compuesta por tres partes: la lista de fuentes instaladas en tu sistema, una previsualización de la fuente seleccionada (abajo) y una muestra de las fuentes siguientes a la que haya elegido. Vas pinchando en la que quieras para ver cómo es, puedes ponerla en negrita, cursiva y subrayado para observar el efecto y también cambiarle el tamaño.

Una opción interesante es cambiar el texto de ejemplo. Ya que sample text no sirve de prueba muy exhaustiva puesto que querremos saber si una determinada fuente tiene soporte para ciertos signos ortográficos como acentos, diéresis, etc. Para poner un texto que queramos vamos al menú File, luego pulsamos en Set Sample Text y ponemos lo que queramos.

Tiene alguna opción más, pero eso ya os lo dejo a vosotros, para que experimentéis 🙂

Teclado español en DOSBox

DOSBox es un emulador del sistema operativo MS-DOS disponible para un montón de sistemas operativos.

¿Qué tiene de útil usar MS-DOS hoy en día? Poder jugar a grandes y míticos juegos como Doom, Abuse, One Must Fall (bueno, sólo por la música ;-), un montón de aventuras gráficas… ¿A que ahora tiene mejor pinta?

En este post no voy a hablar sobre la instalación y uso del emulador (queda pendiente) sino sobre un problema que tenemos aquellos que usamos una distribución de teclado español. DOSBox viene configurado, por defecto, para manejar el teclado inglés. Esto supone que no podrá “entender” las tildes y ciertas letras que sólo hay en nuestro idioma. Además, la distribución es distinta, de tal manera que para poner los dos puntos (:) no basta con pulsar shitf + . pues nos aparecerá otro símbolo. Nos podemos volver locos para encontrarlos a base de probar y probar. ¿Solución? Digámosle a DOSBox que usamos un teclado español.

Entendiéndonos en español

Desde aquí podéis descargaros un paquete que contiene el comando keyb que sirve para cambiar el idioma del teclado en MS-DOS (ha sido extraído del proyecto FreeDOS, un MS-DOS libre).

Lo que hay que hacer:

  • Descomprimir el contenido del archivo comprimido en una misma carpeta
  • Navegar, dentro del DOSBox, hasta ese directorio
  • Escribir, en el DOSBox, keyb sp

Y ya está. ¿A que ahora funciona nuestro teclado como tiene que hacerlo?

Una nota interesante

Si queremos evitar tener que hacer esto cada vez que ejecutemos DOSBOX, podemos añadir esa instrucción en el fichero de configuración de DOSBOX. Si no tenéis creado este archivo, podéis crear uno por defecto escribiendo (también dentro de DOSBOX) config -writeconf “/ruta/del/archivo/dosbox.conf”

Ahora añadimos al final de ese archivo dosbox.conf el comando que nos interesa keyb sp . Y entonces abrimos DOSBox de esta manera: dosbox -conf /ruta/del/archivo/dosbox.conf y a disfrutar 🙂

¿Usando software libre en Windows?

Pues sí­, aunque sea algo raro ya que los sistemas operativos de Microsoft cuestan un ojo de la cara para el resultado que dan. Así­ que si estás en la situación de haber pagado por un Windows, pero no quieres soltar un duro más (o cometer actos ilegales) por usar tu ordenador, aquí tienes una lista de aplicaciones para el uso diario y doméstico para Windows que son libres:

Reproducir música: zinf

Supongo que en este punto todos habréis pensado en el Winamp, pero como aquí­ os voy a hablar de herramientas de software libre y Winamp no lo es (sólo es gratuito, que no es lo mismo), pues os hablaré de zinf. Con este programa podréis reproducir los formatos más populares: mp3, wav, ogg, cds de audio. Reproducción de streaming, soporte para themes (para cambiar la apariencia del reproductor), editor de etiquetas Id3v1,Id3v2 y Vorbis. Todo ello en una aplicación pequeña y simple.

Reproducción multimedia: VLC

Aquí os presento el reproductor todo-terreno. Debería ser vuestro reproductor definitivo. Yo lo conocí­ de casualidad, cuando estaba buscando reproductores para ver pelí­culas codificadas en DivX o Xvid porque los que habí­a probado eran muy lentos en la reproducción e iban a parones (nótese que tengo un PC de más de 6 años). Y VLC (VideoLAN client, cuando lo conocí) fue mi solución. Se lo come todo y de forma fluida, reproduce toda la cantidad de formatos de ví­deo y audio que te puedas imaginar, puedes cambiar su apariencia mediante skins (pieles), puede también emitir en streaming… en fin, hay que tenerlo. Lo mejor, y lo que os chocará, es que no es necesario instalar códecs para los distintos formatos de ví­deo o audio ya que todo está implementado en el mismo programa, así­ que olví­date de ensuciar tu disco duro de paquetes de codecs.

Edición de imágenes: GIMP

En este apartado, el Photoshop tiene todo el mercado, pero no es gratis y, aunque está muy bien, es demasiado caro. Sin embargo, GIMP, evoluciona a pasos agigantados y ya se está convirtiendo en una muy buena alternativa al programa de Adobe.

Editor de texto: Notepad++

Aunque por el nombre te recuerde al Bloc de Notas de Windows, nada más lejos de la realidad. Notepad++ está pensado para programación (es un editor de código fuente), ya que incluye características para tal efecto como sintaxis coloreada, autocompletado, navegación por pestañas (para tener abiertos varios archivos en la misma ventana del programa), deteción automática del estado del documento (por si es modificado mediante un programae externo), resaltado de paréntesis y sangrí­a, grabación y reproducción de macros (para automatizar tareas). Es un programa muy completo como veis, pero sencillo, ligero. Personalmente, el mejor editor para Windows por todo eso.

Navegación web: Firefox

Si usais Windows, es el que deberí­ais tener (Opera en este caso no lo comento porque no es software libre, aunque sea mejor navegador :-P). Firefox bloquea la mayoría de pop-ups, permite suscribirse a los feeds de los weblogs o sitios de noticias, tiene un gestor de descargas, la navegación es por pestañas para que no tengas que tener varias ventanas de firefox abiertas, bloquea también el spyware, virus. En fin todo aquello que no hace el Internet Explorer. Lo mejor son la cantidad de añadidos para firefox, desde bloqueadores de banners de publicidad hasta capturadores de webs enteras. También hay plug-ins para poder ver vídeo, leer pdfs, archivos flash… directamente en el navegador. Y por supuesto temas para cambiar su apariencia.

Suite Ofimática: OpenOffice

Alternativa a Microsoft Office. Tenemos en esta suite de oficina los siguientes programas: Writer para procesar textos; Calc para hojas de cálculo; Impress para hacer presentaciones; Draw para hacer dibujos o diagramas; Math para escribir fórmulas matemáticas; Base para la creación y manipulación de bases de datos. ¿Quién quiere usar ahora el Office de Microsoft?

Ocio: emuladores

Para esos momentos de entretenimiento y nostalgia. Aquí­ tenéis una lista de emuladores para Windows:

Que os aproveche el software libre.

nLite: Personaliza tu Instalación de Windows

nLite es un programa que te permite personalizar una instalación de Windows XP, 2000 o Server 2003. nLite se encarga de todo el proceso: toma un CD de instalación de Windows, lo copia al disco, le aplica los cambios indicados y crea una nueva imagen de CD. Con él se pueden integrar services packs y actualizaciones entre los archivos de Windows sin tener que descargar e instalarlos cada vez que se formatea el disco. También se pueden integrar drivers mediante archivos .inf.
Otro aspecto interesante es que con nLite puedes eliminar aquellos componentes de Windows que no vayas a necesitar: aplicaciones (calculadora, Wordpad), drivers (modems analógicos, impresoras), servicios (NetBIOS, Telnet), distribuciones de teclado, idiomas, etc. lo cual aligera la instalación del SO.
Y hablando de la instalación, también nos ofrece la opción de definir una desatentida, de tal forma que desde que se mete el CD hasta que Windows arranca por primera vez el usuario no tiene que hacer nada (habiendo indicado antes todo lo necesario para que se lleve a cabo: clave de producto, directorio de instalación, etc.).
Para finalizar, también podemos definir algunos parámetros de Windows una vez esté instalado, como qué servicios van a correr, el aspecto del interfaz o tweaks del sistema.

nLite

Link a la web del nLite

Reproducir archivos MPC

Si soléis descargaros full albums de artistas o grupos no muy comerciales o populares (a mí­ es como me ha pasado), seguramente os habréis encontrado con este tipo de formato.

¿Qué es esto de MPC?

MPC viene de Musepack y es un algoritmo de compresión de audio con pérdida, vamos que es similar al MP3, aunque con mejor calidad sonora como resultado y enfocado a bitrates medio/altos (de 128kbps en adelante). A diferencia del MP3, Musepack es de código abierto. Pero no nos enrollemos más que lo que nos interesa es poder reproducirlo, ¿no?

Plugins

– Para usuarios de Windows, tenéis un plugin para el Winamp que podéis descargar desde aquí­. Tan sólo tenéis que descomprimirlo en la carpeta de Plugins donde tengáis instalado el Winamp y activarlo en las preferencias del Winamp.

– Para linuxeros, también hay un plugin para el XMMS y el Beep Media Player tan fáciles de instalar (en Debian, Ubuntu…) como hacer # apt-get install xmms-musepack, para el primero y # apt-get install bmp-musepack para el segundo y luego elegirlos en las opciones de dichos programas. Si no podéis instalarlo así­ o no lo hay en forma de paquete para tu distribución, siempre podéis descargarlo de la sección de plugins para Linux de la página de Musepack y compilarlo.

Enlaces relacionados